Microrrelato: “Salvé”

Ayer, adentrada la noche, mientras paseaba bajo la luz de media luna y con perfume de madreselva, salvé a un hombre. Se encontraba subido en la barandilla del puente, apoyado a duras penas mientras sus pies sobresalían por ambos lados. Una farola le servía de apoyo, aunque parecía no solicitarlo. Con mis palabras hice lo imposible por brindarle esperanza y convencerle de que bajase, algo que finalmente logré.

Esta noche, regresando a casa, encontré a ese mismo hombre plasmado en las páginas de un periódico en el suelo. Horas después de su salvación acabó con la vida de tres personas y después se quitó la suya.

Yo continúo aquí, bajo media luna nublada, apoyado en una farola. No huele a madreselva y mis pies sobresalen sobre la barandilla. Sigo esperando a que pase alguien como yo, para ser salvado, pero parece que hoy no podrá ser. Hoy no.

 

Dejar un comentario